Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Manchester United y Chelsea, dos caminos bien diferenciados

Cuando el pasado mes de mayo terminó la temporada en Inglaterra, se nos venía un verano movidito, ya que los tres primeros clasificados de Liga cambiaban de entrenador. Dos eran por falta de sintonía, puesto que Benítez en el Chelsea y Mancini en el Manchester City estaban obsoletos para sus puestos. Lo que si llamaba la atención era el cambio en el banquillo de los 'Red Devils' tras 26 años. Sir Alex Ferguson, leyenda viva en todo el planeta, había decidido colgar las pizarras y dejar hueco a savia nueva, que no fue otro que David Moyes. Casi 10 meses después, las vidas de Chelsea y United han dado un giro insospechado.


David Moyes y José Mourinho, las dos caras opuestas del año en la Premier


El Manchester United era, y todavía lo es, el actual campeón de liga. Fue un título merecido, puesto que los Rooney, Van Persie y compañía se mostraron intratables en el campeonato doméstico. Además, decidieron reforzarse el último día del mercado de fichajes con el belga Fellaini, que ya había estado a las órdenes de Moyes en el Everton. Las esperanzas eran máximas.

El Chelsea por su parte invirtió más, ya que la vuelta de Mourinho requería, como era de esperar, de una pequeña limpieza y un gran desembolso para contentar al portugués, que pese a su fama, venía de tres años de poco éxito en el Real Madrid. Durante el verano llegaron Schürrle, Willian y Eto´o como principales puntales.

Durante los primeros meses de competición, se vio que las cosas no iban a ser como la pasada temporada. David Moyes estaba muy perdido, no daba con la tecla, y el hecho de querer situar a Fellaini en el XI por decreto solo complicaba las cosas. Además, sus dos estrellas, Rooney y Van Persie, comenzaban a perderse partidos, lo que obligó, y éste es el gran acierto de Moyes este año, a dar entrada a un joven belga llamado Januzaj. Con una gran pierna izquierda, capaz de jugar en cualquiera de las posiciones en la mediapunta y con todo el descaro del mundo, el joven futbolista belga se ha erigido como la gran sorpresa de la temporada.


Mata espera catapultar al Manchester
Por su parte el Chelsea comenzó como lo suelen hacer los equipos de Mourinho, ganando feo pero ganando. El portugués fue engrasando sus piezas hasta que dio con un XI fijo, en el que solo variaba el delantero y en el que por sorpresa no estaba Mata. El joven español había desaparecido poco a poco de los esquemas de Mourinho, sobre todo en los partidos importantes. La línea formada por Óscar, Hazard y William se había asentado por delante de él, por lo que, pensando en todas las partes, emigró el pasado enero rumbo al United. Esto permitió al Chelsea repescar (por 25 millones) a Matic, titularísimo en Premier para Mou (no puede jugar Champions porque ya lo hizo con el Benfica).

Mientras en Europa ambos equipos lograron buenos resultados en la primera fase de la competición, en la Premier las cosas no iban igual. El Chelsea le mantenía el pulso a City y Arsenal mientras que el United ya cedía puntos. Pasadas las navidades y avanzando en la competición, ambos equipos se han visto en dos competiciones (eliminados prematuramente de la FA) puesto que el Manchester cedió en semifinales de la Capital One Cup en una noche inolvidable.



Cuando las cosas no le podían ir mejor a unos y peor a otros, el Manchester United perdió por un claro 2-0 en la ida de 1/8 de la Champions frente al débil Olympiakos, que semanas antes había perdido a su estrella Mirtroglou. El Chelsea en cambio superó el infierno turco del Turk Telekom Arena y sacó un valioso empate frente al Galatasaray que lo acerca mucho a los cuartos de final de la competición.

En la competición doméstica, las diferencias entre ambos conjuntos son notables. Un total de 18 puntos son los que les separan en la clasificación. ¿Dónde y por qué se ha producido esta diferencia? La respuesta es sencilla, en los partidos como local.



William es muy titular en el Chelsea
El equipo dirigido por José Mourinho ha disputado hasta hoy 15 partidos en Stamford Bridge, de los que ha ganado 13
(Manchester City, Liverpool, Manchester United o Tottenham entre otros) y tan solo ha empatado dos (WBA y West Ham), por lo que no conoce la derrota. Además, sus registros goleadores son bastante aceptables. Por su parte, el Manchester United ha mostrado una fuerte irregularidad cuando le ha tocado actuar de local, y ya son más los partidos que no ha ganado (7), que en lso que se ha llevado los tres puntos (6). Veinte son los puntos de distancia entre ambos cuando ha tocado jugar como locales, y 18 los que figuran en la clasificación general.

Dicho esto, y a dos meses de que finalice la temporada, el Chelsea está muy vivo en la Premier (a día de hoy solo el City es candidato 100% real) y tiene pie y medio en los cuartos de final de la Champions. Por su parte, el Manchester United continua dando bandazos en la liga (su máxima aspiración es ser 5º hoy por hoy, con lo que no jugaría la próxima edición de la Liga de Campeones, y tratará de buscar una remontada heroica frente al Olympiakos de Míchel. A esto hay que unir que según varios tabloides ingleses, Robin Van Persie habría comunicado su decisión de marcharse a final de temporada, como ya harán Vidic o Ferdinand entre otros.


El United debe remontar frente al Olympiakos en UCL
 

El fútbol puede cambiar mucho en poco tiempo, y si no que se lo digan a Chelsea y Manchester United, que están, a mediados de marzo, ocupando el lugar que se le daba al otro a principios de temporada.

@oscarmg24

0 comentarios:

Publicar un comentario