Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Lo más destacado del Europeo de Balonmano Dinamarca 2014

Pasados unos días desde el final del Europeo de Dinamarca 2014 y antes de la reanudación de las principales ligas europeas es el momento de valorar lo sucedido durante estas dos últimas semanas.

Francia durante la entrega de premios
Dejando a un lado la merecida victoria de Francia, la dolorosa derrota de Dinamarca y la meritoria medalla de los 'hispanos', que han demostrado ser un equipo guerrero y de calidad que no quiere bajarse de la élite mundial, dedicaremos este texto para centrarnos en puntos concretos que nos han llamado la atención a lo largo del Campeonato de Europa.

Un Europeo de estrellas.

Jugadores premiados en el Europeo de Dinamarca 2014
Antes del comienzo del torneo todos situaban a Dinamarca, Francia, Croacia y España como las principales favoritas a llegar hasta las semifinales y, al contrario de lo que ocurre habitualmente, las cuatro selecciones no se dejaron sorprender y lucharon por las medallas hasta el último día.

Gran parte de la culpa de que estas cuatro selecciones hayan llegado hasta la última ronda del Europeo la tienen sus estrellas, que asumieron a la perfección el rol que tenían asignado en la selección y aparecieron en los momentos que más se les necesitaba.

En la selección campeona, Nikola Karabatic demostró que ha dejado atrás las polémicas en las que se había envuelto el año pasado y que ha recuperado el nivel que le hace ser el mejor jugador de la última década con total seguridad. El central del FC Barcelona fue fundamental tanto en tareas defensivas, defendiendo en el centro junto a su hermano Luka, como en tareas ofensivas, dónde supo qué había que hacer en cada partido, sus tomas de decisión fueron acertadas durante casi todo el torneo y supo identificar a la perfección los momentos en los que debía asumir su rol de líder llevando el peso del ataque y cuando jugar para sus compañeros. Con su trabajo ofensivo logró 32 goles y permitió que jugadores como Porte o Narcisse pudieran jugarse unos contra unos con mucho espacio.

Los que tampoco se amilanaron fueron Mikkel Hansen y Domagoj Duvnjak, que se echaron a sus espaldas a sus selecciones cuando se les necesitaba y dejaron claro por qué uno fue el mejor jugador del mundo en 2011 y el otro en 2013. Los números de ambos fueron escandalosos y lideraron a sus equipos hasta las semifinales. 
Duvnjak tuvo que asumir más responsabilidad por la escasa ayuda de los laterales croatas en muchos momentos de los partidos importantes, lo cual hizo que el central del HSV Hamburg bajase su porcentaje de acierto al tener que lanzar en situaciones de lanzamiento no ideales.
Por su parte, Hansen no tuvo que asumir tantas responsabilidades hasta la final, ya que Dinamarca es un equipo repleto de estrellas que no necesita la mejor versión del lateral del PSG Handball para ganar todos los partidos.

Mención especial tiene el torneo de Joan Cañellas, (al que ya le dedicamos un articulo el 9 de diciembre) que demostró que es uno de los jugadores más desequilibrantes del planeta y que, haciendo gala de sus conocimientos tácticos y sus cualidades físicas, puede marcar las diferencias ante cualquier equipo del mundo. El central del HSV Hamburg acabó el torneo como máximo goleador con 50 goles, logrados con un 78% de efectividad, dato asombroso para un primera línea.

Decepción balcánica

Como suele ser habitual en un torneo como un Europeo o un Mundial varios equipos balcánicos se plantaron en la competición como aspirantes a todo, sobre todo dos selecciones como Serbia y Croacia. De las 16 selecciones participantes en Dinamarca el 25% provenía de la Península balcánica pero ninguna consiguió llevarse a casa una medalla. En los últimos 10 años, es decir, en los últimos 6 Europeos, los países balcánicos consiguieron cinco medallas pero en esta ocasión no hubo premio ni para Croacia, que perdió la lucha por el bronce ante España.

Marko Vujin lanzando en el partido ante Polonia
Entre estos países encontramos la gran decepción del torneo, Serbia. La selección de Vladan Matic llegó a Dinamarca plagada de estrellas, con jugadores como Marko Vujin, Momir Ilic, Darko Stanic y Petar Nenadic pero tan solo pudo ganar el primer partido del torneo. Los serbios se plantaron en este Europeo como actuales subcampeones y se fueron a la calle a las primeras de cambio.
A pesar de poseer a dos de los mejores lanzadores del planeta no pudieron sacar provecho de sus virtudes y tan solo pudieron vencer a Polonia en la primera jornada, partido que ganaron en los últimos minutos pero en el que dejaron buenas sensaciones. La falta de un central que controlase el juego y buscase buenas situaciones de lanzamiento para sus laterales, labor que hizo Dalibor Cutura en el pasado Europeo, hizo que los porcentajes de dos jugadores como Marko Vujin (2/17 desde 9 metros) y Momir Ilic (4/14 desde 9 metros) fueran paupérrimos.

Tampoco dejó un buen sabor de boca Montenegro, que fue la única selección del Europeo que se fue a casa si puntuar. Aunque los de Zoran Kastratovic dejaron fuera del Europeo a Alemania no pudieron demostrar por qué lograron la clasificación, ya que importantes jugadores como Fahrudin Melic, Draško Mrvaljević o Žarko Marković no acudieron a la cita.
Con estas tres derrotas cosechadas en Dinamarca, Montenegro sigue sin saber lo que es ganar un partido en un gran torneo internacional. Entre el Europeo de 2008 y el de 2014 y el pasado Mundial lleva 0/14.

Extremos derechos ineficaces

Resulta curioso que varios de los mejores extremos derechos del planeta cuajaron un Europeo más que discreto, con porcentajes de lanzamiento bastante más bajos de los que nos tienen acostumbrados. Tan solo se salvaron Luc Abalo, que hizo un sensacional Europeo aunque como suele ser habitual no estuvo del  todo lo acertado desde su posición (50%), y Víctor Tomás, que acabó con un 69%, fueron los extremos derechos de talla mundial que hicieron un torneo acorde a sus cualidades.

Ivan Cupic en el banquillo tras las semifinales
El caso más llamativo lo tenemos en el extremo derecho croata Ivan Cupic, que nos tiene acostumbrados a su alta efectividad e hizo un Europeo más que discreto. El jugador del KS Vive Targi Kielce estuvo muy errático durante toda la competición y tan solo tuvo un 57% de efectividad, dato que contrasta con el 71% que tuvo en el pasado Mundial y el 76% que tuvo en el pasado Europeo.

Tampoco tuvieron su torneo el danés Hans Lindberg (68%) y Niclas Eckberg (47%). El genial extremo derecho danés del HSV Hamburg cuajó un Europeo lejos de su nivel habitual y tan solo pudo maquillar sus estadísticas con una gran final, en la que metió seis goles de ocho lanzamientos (hasta la final llevaba una efectividad del 65%, lejos del 76% del pasado Mundial de España 2013).

Sin portero estrella

Niklas Landin celebrando el pase a la final
La desastrosa final de Niklas Landin (15%) nos dejó sin un portero estrella en este Europeo de Dinamarca 2013. Así como en el pasado Europeo de Serbia 2013 destacase Darko Stanic (42%) o en el pasado Mundial lo hiciese Roland Mikler (38%), en este Europeo la actuación final de Niklas Landin empañó su torneo y le dejó como el portero más destacado del torneo con un 36%.

Todo Europeo siempre nos deja un portero que haya cuajado un torneo sensacional pero en esta ocasión nos tenemos que quedar con porteros que hayan hecho grandes partidos y no con uno que haya hecho un torneo sensacional.

(Euro 2010: Slawomir Szmal 39%; Euro 2008: Kasper Hvidt 40%; Euro 2006: Omeyer 38%).

Revelación desde el lateral derecho

Este Europeo nos ha dejado varios hombres que han dejado su carta de presentación a la élite europea y la gran mayoría lo han hecho desde el lateral derecho.

El islandés del PSG Handball Ásgeir Örn Hallgrímsson hizo olvidar la baja de Alexander Petersson. El jugador islandés metió 29 goles pero su gran Europeo no se reduce a números pues fue una pieza fundamental en el ataque de la selección de Aron Kristjánsson. Muchas jugadas se iniciaban en el lateral derecho islandés y en las situaciones de tensión siempre apareció el brazo del jugador del PSG Handball para dar tranquilidad.

Harald Reikind jugando ante Islandia
Otro de los jugadores que se ha presentado en este Europeo es el noruego Harald Reinkind. El espigado lateral llegó a Dinamarca tras realizar una excelente Golden League y como flamante fichaje del Rhein Neckar Löwen. Aunque tan solo se pudo ver a Noruega durante la primera fase, se pudo comprobar que el brazo de Reinkind está hecho para triunfar en el mundo del balonmano.

Aparte de estos dos hombres, el gran triunfador del Europeo fue el joven extremo del Toulouse Valentin Porte. El jugador de 25 años, que venía realizando una gran campaña en la LNH, fue utilizado por Onesta como un parche ante la lesión de Barachet y rindió a las mil maravillas. Valentin Porte aprovechó su rapidez y su sorpresivo lanzamiento desde 8/7 metros para volver loco a las defensas rivales. Aunque no disputó los primeros partidos por lesión, fue sin lugar a dudas uno de los mejores laterales derechos de la competición.

Por último hay que destacar el brazo del lateral húngaro Gábor Ancsin. En ocasiones dejó patente su mala elección de lanzamiento pero, en general, realizó un gran Europeo.
Tras no cuajar en el Rhein Neckar Löwen, el que era una de las grandes promesas húngaras, se encuentra en el SC Pick Szeged de Juan Carlos Pastor, y aunque no está haciendo una temporada sobresaliente, el acierto de cara a portería le hizo ser una de las grandes revelaciones del torneo.


Con estas valoraciones de diferentes aspectos del juego finalizamos desde Plusmarca.es un Europeo al que le hemos dedicado muchas horas y del que esperamos que todos hayáis podido disfrutar.

0 comentarios:

Publicar un comentario