Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

La Bundesliga es un espectáculo, y pasan cosas extrañas

Este fin de semana del que nos hemos despedido hace apenas unas horas, nos trajo la vuelta de una de las ligas que más ha crecido en los últimos años. No es otra que la Bundesliga, y aunque está todo el pescado vendido en cuanto al título, nos trajo un hecho curioso esta jornada, la primera de la segunda vuelta.


Gotze y Alaba miran al cielo, y es que el Bayern juega como los ángeles.


Con el Bayern lanzado cual Schumacher cuando dominaba los mundiales de F1, la atención se centró en el resto de perseguidores. Pues bien, aquí está el hecho curioso, ya que solo uno de sus siete que le siguen en la clasificación logró el triunfo, algo atípico en cualquier campeonato, pero más aún en el alemán, donde las diferencias entre grandes y pequeños son reseñables. Y como tenemos tiempo, que es lunes, vamos a comentarlo un poco. Ah, también paso otra cosa destacada, pero eso ya al final.

El segundo en la tabla, el Leverkusen, viajaba hasta la selva negra para visitar a un Friburgo en horas bajas. Dominó el equipo de la aspirina, se adelantó dos veces (Bender y Rolfes), pero cedió ante el empuje de dos jugadorazos de los locales. No son otros que Darida y Schmid, un checo y un francés que a buen seguro son las principales armas para la salvación de su equipo.

A la misma hora pero en otra ciudad, el Borussia se medía al Augsburgo, octavo en la clasificación. 
Kuba se rompió y Kloop llora su pérdida
Como he dicho antes, ninguno de los siete perseguidores del Bayern ganó, por lo que estos, empataron. Todo comenzó como en Friburgo, con gol de Bender, y lo peor para el Borussia no fue el resultado, sino la lesión de Kuba, el polaco de apellido impronunciable, que le hará estar de baja el resto de temporada. Si, alguien les ha puesto un mal de ojo en Dortmund porque no es normal.

El que ahora es cuarto, y antes de comenzar la jornada era tercero es el Borussia Monchengladbach, pero es que esta semana jugaba con el Bayern. Y perdió, claro.

La sorpresa de la jornada se dio en un derbi, el que medía a Wolfsburgo y Hannover. 
De Bruyne llegó, jugó y perdió.
El equipo de Diego y Olic, ya con su flamante fichaje De Bruyne como titular, intentaría escalar posiciones ante un rival que está haciendo la cuchara, es decir, ni pincha ni corta. Pues cuando pasa esto, suele ganar el que menos necesita ganar, y los de Hannover se llevaron el triunfo por 1-3. No fue el día de los delanteros locales, que lazaron 24 tiros contra la portería de Zieler.

Otro que perdió fue el equipo de la capital alemana, el Hertha, que sucumbió en su visita al Eintracht (1-0 Meier). Fue un partido tan malo que no le voy a dedicar más letras que hasta aquí.

El que si pudo ganar fue el Schalke, que visitaba a un grande venido a menos. Lo de menos es por no ser más crueles, porque vaya temporadita del Hamburgo. La buena noticia además de la victoria fue la vuelta del goleador Huntelaar.

Lo bonito de todos estos pinchazos es que la lucha por ser segundo sigue abierta. Y por entrar en Champions, y en Europa League... Mientras, el Bayern sigue entrenándose con espectadores cada fin de semana. Este miércoles juega un partido aplazado, si lo gana, que para que engañarnos, lo va a ganar, se distanciaría 13 puntos del Leverkusen y 17 del Borussia. Y no van a aflojar, eso seguro, por lo que las diferencias a final de año van a ser monumentales.

Y como lo prometido es deuda, la otra noticia de la jornada fue la victoria del Nuremberg. ¿Por qué?, pues porque lleva en esta segunda vuelta (va una jornada) más victorias que en toda la primera vuelta.


El Nuremberg sonríe, aunque sea solo un poco


@oscarmg24

0 comentarios:

Publicar un comentario