Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Europeo de Dinamarca (Semifinales): España - Francia

Ha llegado la hora de la verdad. Después de dejar en el camino a selecciones como Islandia, Hungría, Macedonia o Noruega, España ha accedido a las semifinales, tal y como hizo en los Mundiales de 2011 y 2013 y en el pasado Europeo de Serbia 2012, y lo hace con firmes intenciones de alzarse con la primera medalla de oro en un torneo continental.

Es cierto que España ha llegado hasta las semifinales sin ofrecer su mejor cara, quizás la comparación con la final del pasado Mundial le ha perjudicado, pero lo cierto es que la selección de Manolo Cadenas luchará por las medallas con las mismas posibilidades que las otras tres semifinalistas. Estar entre las cuatro mejores selecciones de Europa sin jugar tu mejor balonmano también es algo meritorio y hay que ser optimistas. España tiene armas para ganar a cualquier selección del planeta.

Para entrar en la gran final, España deberá superar un duro obstáculo como es la Francia de Claude Onesta, que llegó hasta semifinales liderada por el mejor jugador del mundo, Nikola Karabatic, y que tan solo ha perdido un partido, ante Suecia en la última jornada de la Main Round, cuando ya no se jugaba nada. Está claro que España debe dar un salto de calidad para poder vencer a Francia, pero también es una realidad que la selección nacional posee recursos de sobra para jugar un muy buen balonmano y buscar las cosquillas a la selección gala, que ya no es aquella que arrasó hace apenas unos años.

Sorhaindo ha crecido mucho en los últimos años y es pieza fundamental de Francia
Francia llega con opciones a llevarse el Europeo avalada por la figura de Nikola Karabatic, mejor jugador del mundo sin ningún tipo de discusión y pieza clave de la selección gala tanto en tareas defensivas como ofensivas. De todos modos sigue teniendo dudas en el lateral derecho, donde Valentin Porte y Jerome Fernández han solventado como han podido la baja de Barachet, y en la portería, Omeyer hizo un excelente partido ante Croacia pero esto no implica obligatoriamente que haya vuelto el mejor Titi, desaparecido las dos últimas temporadas.

Para que España pueda llevarse la victoria ante el conjunto galo debe ajustar su defensa para que Francia no se encuentre cómoda. El combinado nacional que dirige Claude Onesta ya no es el mismo de antes y ya no tiene la confianza de antaño. Si España consigue que Karabatic se sienta solo y no puedan mover el balón con fluidez alegrará el día a su portería, que podrá tener porcentajes altos. Será fundamental que desde los primeros minutos Sierra o Gonzalo Pérez de Vargas vayan tocando balones. Empezar el partido con buenos números en la portería es importantísimo para que la defensa se acomode y aumente su confianza.

Nikola Karabatic celebrando un gol en el partido ante Croacia
Esta temporada el nivel de Daniel Narcisse es bastante bajo. El jugador galo no es tan desequilibrante como hace años y está mucho más errático de cara a portería. Es importante que la defensa española controle sus movimientos en los primeros ataques para minar su moral y hacer que no pueda entrar mucho en juego. Sin él, la responsabilidad recaerá totalmente en la figura de Karabatic o en la de los jóvenes Grebille o Accambray, en los que Onesta no confía demasiado.

Una de las principales bazas con la que puede jugar la selección de Manolo Cadenas es la posibilidad de defender tanto en 6:0 como en 5:1. Variar la defensa española en función de cómo transcurra el partido será una buena manera de sentir al ataque francés incómodo e impedirles que muevan el balón con soltura.

Joan Cañellas está siendo el mejor jugador español en este Europeo
En tareas ofensivas España no debe agobiarse en exceso. Si la defensa funciona se conseguirán goles de contraataque y en segunda oleada, donde España se mueve especialmente bien. Pero que la mejor virtud del ataque español sea la velocidad no quiere decir que cuando haya que desenvolverse ataque posicional sea necesario buscar el gol lo antes posible. Hay que tener paciencia y no intentar finalizar sin haber encontrado una buena situación de lanzamiento.

Ante cualquier defensa, y más ante la fortaleza del 6:0 francés, España debe ser paciente y mover de un lado a otro de la pista para abrir huecos. La defensa gala que concede facilidades cuando el equipo contrario da continuidad en su juego y es algo que debe aprovechar España, que posee jugadores capaces de lanzar desde media distancia y capaces de penetrar habilidosamente.

España no debe obcecarse en la búsqueda de Julen Aginagalde. El pivote irundarra será clave para que España pueda ganar a Francia, pero nunca como principal arma del ataque español. Los hombres de Manolo Cadenas deben atacar con confianza, fijar y dar continuidad al balón antes de buscar a Julen, al que se le encontrará con total seguridad si se mueve el balón con fluidez.

Además, si se consigue mover el balón de lado a lado con sentido podrán llegar más balones a los extremos, donde España tiene a cuatro jugadores con una efectividad muy alta.

Víctor Tomás está siendo el mejor extremo derecho del torneo
Con todo esto está claro que España tiene argumentos para derrotar a Francia. Es necesario que el nivel de juego español esté más alto que en los partidos previos pero hay que ser optimistas. Llegar a unas semifinales de un Europeo no es nada fácil y no tendría sentido alguno afrontar un partido en el que uno se juega un puesto en la gran final pensando en que se podría haber jugado mejor en los partidos anteriores
Una vez España se ha ganado una vez más su puesto en las semifinales, que ya se va convirtiendo en costumbre, lo único que queda es pensar en el rival, cómo se le puede hacer más daño y creerse que se puede llegar hasta la gran final.

0 comentarios:

Publicar un comentario