Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Coupe de France 2014: FAIRM Ile Rousse Monticello, la fortaleza corsa


Hace más de 4 mil años existía una pequeña ciudad al norte de la isla de Córcega llamada Agilla. Dependiente directamente de la ciudad fenicia de Tiro, Agilla fue ganando importancia gracias a su posición altamente estratégica en mitad de un mar Mediterráneo con una gran densidad de tráfico marítimo en la época. Así, la región se convertía casi siempre en un epicentro de grandes luchas entre los fenicios y sus múltiples atacantes a lo largo de los siglos. De hecho, los vecinos isleños de Cerdeña, aliados de los Foceos turcos la destruyeron completamente sobre el I Milenio aC. Más tarde los romanos refundaron una ciudad acostumbrada a sufrir y le dieron el nombre de Rubico Rocega (piedra roja) a causa de la gran concentración de pórfidos, rojizos, que hay en la zona. Bajo este nombre continuó al menos hasta el siglo IV dC y sus habitantes continuaron sobreponiéndose a invasiones, saqueos piratas y guerras hasta que, poco a poco, fue perdiendo población, cansada de estos continuos percances y sus habitantes fueron dispersándose a poblaciones cercanas como Monticello.

La Ile Rousse de Córcega
Con asentamientos temporales de pescadores y mercaderes continuó el territorio hasta que en el siglo XVIII, Pasquale Paoli, el presidente del Consejo de Córcega decidió dotar a la isla de un puerto en el norte,  creándose una población fortificada que defendiera este importante y estratégico puente, creando así, el 10 de diciembre de 1765, el asentamiento de Ile-Rousse, literalmente isla pelirroja en francés, por ese color rojizo ya comentado. Así, hasta el día de hoy, los habitantes de L'Ile Rousse se han dedicado, sobretodo, a la pesca y al comercio siendo además, en los últimos tiempos, un lugar turístico por excelencia en Córcega.

Pues en este pequeño enclave de apenas 3.500 habitantes, y como ya hicieran tantos y tantos conquistadores a lo largo de los siglos, ha sucumbido ante el empuje local una ciudad de 239.000 habitantes, Burdeos. Esta es la historia del equipo que ha rememorado las mejores épocas de esta isla y eliminó al poderoso invasor, no sin el sufrimiento ancestral intrínseco a la región.

El FA Ile Rousse
El club de fútbol amateur FA Ile Rousse fue fundado en 1976. Tras deambular varias temporadas por la División de Honor córcega y la CFA 2, logró el ascenso a CFA en 1993 y en 1995 tocó techo al asomarse a la Nacional, la tercera categoría del fútbol francés y última a la que pueden llegar los equipos amateurs. Eran los años dorados de un equipo que, tras mucho sufrimiento, llegaba a la máxima categoría a la que podían aspirar. El primer año se mantuvo con 14 puntos sobre el descenso directo pero la siguiente temporada, hubo una reestructuración y descendieron 10 de los 18 equipos de cada uno de los dos grupos de National, entre ellos el Ile-Rousse que quedó en el puesto 11º, a un punto de la salvación. Ese año se produjo una fusión con el AS Monticello creándose el FAIRM Ile Rousse Monticello  y no fue precisamente la suerte de su vida.

Como hemos contado, tras la fusión se descendió a CFA en 1997 y en 2005 se cayó a CFA 2. En 2008 finalizó último de Liga y se declaró en bancarrota. Como antaño hicieron los romanos con Rubico Rocega, tocaba refundar el club. Poco a poco fueron escalando y, al finalizar la temporada 2012-2013, el recién refundado FA Ile Rousse Monticello conquistó la División de Honor y ascendió a la CFA 2, una temporada ya histórica.

FAIRM Ile Rousse Monticello
0-4 en casa del St. Ettiene Metare, 3-2 tras prórroga en casa frente al FC Villefranche de CFA y un 0-2 en casa del AS de la Cayolle fueron las rondas que superaron antes de plantarse en Octavos de Final frente al Girondins de Burdeos. Y la magia de la Coupe de France lo volvió a hacer, una competición que pone en liza esta temporada la cantidad de 7.656 equipos y en varias ocasiones ha llevado a un equipo amateur hasta la final.



En un partido que no fue retransmitido por televisión, los 2700 aficionados que se acercaron al Estadio Ange Casanova de Ajaccio, capital de la isla de Córcega, vieron a su equipo no sólo hacer frente al poderoso 'invasor' si no eliminarlo, tal y como hacían los antiguos habitantes del islote. Fue en la tanda de penaltis, como mandan los cánones de las épicas futboleras. Tras los 120' de juego, apareció Florent Menozzi, portero, para atajar los penaltis de David Bellion y Sané. Como Pasquale Paoli en su día puso la Ile Rousse de nuevo en el mapa, Menozzi situó al FAIRM Ile Rousse Monticello en el mapa. Ya están en Octavos de Final. Y que pase el siguiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario