Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Valencia CF - Real Madrid: El partido más difícil para Isco


Isco Alarcón celebra un gol con el Valencia CF

Pedja Mijatovic pasó a la historia por ser el futbolista que acercó al Real Madrid la séptima Copa de Europa el 20 de Mayo de 1998. La dimensión que siempre ha tenido el conjunto blanco tapó su anterior etapa como valencianista, donde era el auténtico ídolo de un equipo que iba forjándose, a finales de los 90, como uno de los 'grandes' del fútbol español. El montenegrino era, posiblemente, el mayor ídolo habido en la ribera del río Turia desde la salida del 'Matador' Mario Kempes.

Mijatovic, en una previa frente al Valencia
En Marzo de 1996, con el conjunto 'che' jugándose la Liga, fue dado a conocer el precontrato por el que el montenegrino sería futbolista del Real Madrid al finalizar la temporada. A partir de ahí, odio al jugador por parte de la afición, el futbolista jugando mejor fuera de casa que en Mestalla y un equipo valencianista que quedó a 4 puntos del Atlético de Madrid en una Liga cuyo delantero, que acabó sumando 28 goles, tenía la cabeza en la capital de España desde el mes de Marzo. Fichó por el Real Madrid y su 'valencianismo' se tornó en odio contra los 'blanquinegros'. Quién le iba a decir a Pedja que aquella cláusula de 1.250 millones de pesetas fue el origen del profundo antimadridismo que aun a día de hoy se respira en Valencia y que, 17 años después, y salvando las distancias, ha encontrado a su sucesor como máxima expresión y justificación del mismo: Isco Alarcón.

Un pequeño sumario de un artículo en un diario deportivo de tirada nacional rezaba así el 12 de Julio de 2011: 'Isco, el noveno fichaje costasoleño'. Y en un par de líneas contaba cómo un chaval de 19 años cambiaba su Valencia de adopción por su Málaga natal a cambio de la cláusula, 6 millones de euros, para embarcarse en el multimillonario proyecto de la Costa del Sol junto a otros futbolistas como Toulalan, Joaquín o Van Nistelrooy. A priori, su fichaje no levantó ampollas entre la afición 'che'. Tampoco había tenido la trayectoria valencianista que tuvo Mijatovic.

Isco debutó con el primer equipo valencianista el 11 de noviembre de 2010 en un partido de Copa del Rey contra el Logroñés (4-1). Marcó dos goles. Unay Emery, entrenador del Valencia, le dio la oportunidad de jugar su primer partido de Liga con el primer equipo tres días después de la cita copera. Fue contra el Getafe (2-0). Desde entonces su relación con Emery no fue de complicidad. Isco quería jugar más, se sentía importante y necesitaba más regularidad para explotar sus cualidades. De esta forma decidió dar el paso, en julio de 2011, de fichar por el Málaga, como hemos comentado.

En su primera visita a Mestalla, un amplio sector de la afición valencianista le pitó. Fue insultado y se comprobó que el que un día fue canterano ya no tenía el cariño de los seguidores. Para añadirle más leña al fuego, Isco hizo unas declaraciones explosivas. “No me han recibido bien y se han acordado de mi madre. Me da igual. Esta no es mi afición. Mi afición es la del Málaga. Y donde quiero que me reciban bien es en La Rosaleda”, manifestó. Antes del partido llegó a decir: “Si marco un gol claro que lo celebraré”.

Dos años después, vuelve a Valencia, ésta vez con la elástica blanca del Real Madrid. Además, ya no es aquel chaval que salió por la puerta de atrás y tenía que ganarse la titularidad en Málaga, si no el enganche titular de uno de los clubes más poderosos del mundo. Por tanto, Isco está ante, posiblemente, su partido más difícil de su corta trayectoria profesional. Y es que 55.000 almas se dejarán la garganta en recordarle durante 90 minutos al natural de Benalmádena que no es bien recibido en el club que lo formó y lo lanzó al estrellato. Tal y como hizo en su día con Mijatovic. 

Así, 'el nuevo Mijatovic' ya sabe cual es su particular condena, temporada tras temporada: su visita al campo de Mestalla. Hoy es la primera con la camiseta del Real Madrid. Se prevee un fuerte ruido de viento cuando el videomarcador anuncie el '23' blanco. "Bienvenido", Isco.

0 comentarios:

Publicar un comentario