Últimos Artículos
Mail Instagram Pinterest RSS

Real Madrid 4 - Galatasaray 1: El Bernabéu se da un homenaje

Los blancos golean al equipo de Mancini y sellan matemáticamente la clasificación como primeros del grupo B. Juegan con diez desde el minuto 26 tras la expulsión de Sergio Ramos. La entrada de Xabi Alonso revoluciona el partido. El Santiago Bernabéu se volcó pidiendo el Balón de Oro para Cristiano Ronaldo

Gareth Bale (24) empezó la goleada en el minuto 37

El partido, pese a que no había mucho en juego, se antojaba como una prueba de fuego para el Real Madrid. Saltaban al terreno de juego sin sus dos hombres más importantes, Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo. Uno se encarga del juego, el otro del resultado. Al final, tuvo que salir a escena uno de los dos para rescatar a un equipo que se atascaba ante la frágil defensa del Galatasaray.

Era una noche de debuts en el conjunto blanco. Tanto Jesé como Casemiro se estrenaban en Copa de Europa y Bale era titular por primera vez en la competición con Ancelotti. Al otro lado de la balanza, Casillas cumplía 16 temporadas desde el año de su debut, otro nivel. Carletto apostaba por un equipo muy joven en busca de el punto que les diera el liderato del grupo y tener así el factor campo a favor en octavos de final. Por su parte Mancini, más conservador, reservó a Sneijder y Yilmaz de inicio.

Descafeinado se queda corto para definir una primera parte donde la noticia más relevante fue la expulsión de Sergio Ramos a la media hora de partido. El sevillano pierde la posición frente a Bulut y un pequeño agarrón sumado a la interpretación del turco enviaron al jugador del Real Madrid a los vestuarios. El de Camas no pasa por su mejor momento deportivo y eso lo sabe Ancelotti, que nada más salga Varane de la enfermería veremos qué decisión toma. Con esta roja, Ramos se convierte el madridista más expulsado en la Copa de Europa, 3 expulsiones en 67 partidos. Sin duda, un punto negro en el historial del defensa. Pero lo peor no fue eso, sino ver como Jesé, cabizbajo hacia la banda, abandonaba el campo en sustitución de su compañero Nacho. El canterano deberá esperar, al menos hasta el sábado, para encandilar al Bernabéu.

Un libre directo activó el partido y, de paso, a la afición. Fue Gareth Bale quien, en homenaje al hoy ausente sobre el campo, enchufó una falta con algo de ayuda del portero que pudo hacer algo más. Corazoncito a las gradas y cinco goles en los últimos seis partidos. El estadio se vino arriba, pero la euforia solo duraría un minuto, el que Drogba tardó en sacarse una asistencia de la chistera rompiendo toda la defensa para que Bulut batiera a Casillas y anotara el empate. Pepe no sigue la marca del delantero y Arbeloa no ayuda en la cobertura, por un momento volvían los fantasmas en la defensa del Madrid. 

Así llegaron al descanso con más sombras que luces y una desidia notoria por falta de ambición. El empate era bueno para los blancos y los turcos ya pensaban en jugarse la clasificación en una semana frente a la Juventus. Pero había dos jugadores que todavía tenían algo que decir. Fue en la reanudación cuando Arbeloa, recibiendo un centro milimétrico de Di María, adelantaba al equipo blanco poniendo el Bernabéu patas arriba. Hacía tres años que el salmantino no veía portería, precisamente también en competición europea frente al Ajax. El que más se alegró, después del propio Álvaro, fue su buen amigo Xabi Alonso mientras calentaba en la banda, algo que quedó patente tras el achuchón que se dieron en la celebración. Dos minutos después a punto estuvo de provocar un penalty y en el 63’ se coronaba dando el pase a Di María para que el argentino hiciera el tercero y sentenciara el partido. Esta vez el héroe de la noche llevaba el siete pero con un '1' delante.

A todo esto, hacía cinco minutos que Xabi Alonso había saltado al campo por Casemiro, quien volvió a demostrar que está preparado para tener minutos con el equipo. El donostiarra revolucionó el partido llevando la manija desde el centro del campo y desgranando las miserias de una defensa turca que acabó cargando con una goleada.  El Madrid, con diez desde hacía media hora, parecía que jugaban con veinte ante la explosión ofensiva que mostraban en estos momentos. Y es que, aunque hubieran jugado con siete, nadie podía parar esta noche la inercia ganadora de los blancos.

Pancarta de la Peña "La Clásica" apoyando a CR7
Fue en el 77’ cuando la grada volvió a recordar quién merece para ellos ganar el balón de oro dentro de un mes. Caretas, pósters, bufandas y casi 70.000 gargantas hermanadas en torno a un nombre: Cristiano Ronaldo. Dieciocho citas después, el portugués, que lo había jugado todo, se perdía su primer partido de la temporada, aunque el Bernabéu lo tuvo en todo momento presente.

La coletilla la pondría Isco en el 80’ cuando, después de un robo de Arbeloa, quién si no, recibió el balón, avanzó hasta Iscan, y tras una serie de recortes con una sangre fría endiablada, empujaba el balón a la red para poner el cuarto en el luminoso. Exhibición de los pupilos de Ancelotti en una segunda parte que ganó en profundidad con la entrada de Alonso. La casta resolvió una batalla en inferioridad numérica, aunque la ausencia de Cristiano puede que reste más que cualquier expulsión.  

ALINEACIONES
REAL MADRID: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo (74’ Carvajal); Illarramendi, Casemiro (58’ Xabi Alonso); Bale, Isco, Di María; Jesé Rodríguez (27’ Nacho)

GALATASARAY: Iscan; Eboué, Zan, Chedjou, Dany; Selçuk, Felipe Melo (88’ Gulselam), Bruma (64’ Sneijder), Amrabat (67’ Riera); Umut, Drogba

GOLES
1-0. Gareth Bale (37’) de libre directo.
1-1. Umut Bulut (38’) sólo ante Casillas remata tras una buena asistencia de Drogba.
2-1. Arbeloa (51’) empuja a la red un centro medido de Di María.
3-1. Di María (63’) finaliza una jugada colectiva con un disparo raso.
4-1. Isco (80’), con el portero ya vencido, finiquitó el resultado

TARJETAS
William Collum amonestó con tarjeta roja directa a Sergio Ramos (26’) y con amarilla a Felipe Melo (36’) y Arbeloa (55’)


0 comentarios:

Publicar un comentario